Aquesta web utilitza les cookies _ga/_utm propietat de Google Analytics, persistents durant 2 anys, per habilitar la funció de control de visites úniques amb la finalitat de facilitar-li la navegació pel lloc web. Si continua navegant considerem que està d'acord amb el seu ús. Podrà revocar el consentiment i obtenir més informació consultant la nostra Política de Cookies.

El retail vive una transformación acelerada y las tiendas de productos del hábitat están explorando nuevas estrategias. En esta sesión del trendsCLUB celebrada el 30 de marzo, analizamos qué está pasando en las estrategias de venta de hábitat a raíz de la llegada masiva del e-commerce al hábitat y cuáles son las principales tendencias.

De la mano de nuestra experta en tendencias Pepa Casado, asistimos el pasado 30 de marzo a una nueva trendsTALK, en la que analizamos las estrategias que se están desarrollando desde la distribución minorista, para ofrecer valor desde la tienda física a una sociedad que ha cambiado después de la pandemia.  

La venta online de muebles ha aumentado 41% en 2020, es uno de los sectores que más ha crecido en el ecommerce. En 2021, se ha producido la reapertura de las tiendas físicas y éstas se han reinventado para mantener el interés de sus clientes online. Este será el primero de los cuatro grandes drivers que marcarán las tendencias de la vuelta a lo físico, que al coincidir con la fuerte digitalización del sector (el segundo de los drivers), ha provocado la aparición de nuevos modelos como por ejemplo el BOPIS, o el comprar en tienda y enviar a casa. También ha sido determinante el boom de las mejoras del hogar, fruto de un cambio importante en la forma de entender nuestra casa y como la apreciamos. Y por último, la crisis en la cadena de suministros, que va a hacer que nos replanteemos las compras y provocará el aumento del resale o recommerce. 

A partir de aquí, se plantean 5 tendencias, que se relacionan con cuestiones que ya avanzamos en otra sesión de 2020, también dedicada al retail. La primera es la tienda con propósito, y refleja como los consumidores cada vez se preocupan más por la sostenibilidad y se interesan por marcas que actúan de forma real para ser sostenibles. Así, asistiremos a la creación de comunidades conscientes, que impulsen a las empresas a practicar la responsabilidad colectiva; los retailers se tendrán que comprometer con el abastecimiento y la producción ética, llegando a convertirse en la voz cualificada que permite al consumidor acceder a productos seleccionados sostenibles y artesanos. El propio interiorismo de las tiendas refleja también este propósito, dando, por ejemplo, una segunda vida a objetos de exposición o de escaparate.

Paralelamente, se están generando nuevos canales de diseño. El DTC, empresas que eliminan al intermediario y conocen los deseos de los consumidores de primera mano, ha experimentado un crecimiento notable en los últimos dos años. Se generan nuevos canales de comercialización más especializados y mucho más dinámicos, también para el cliente profesional, y aparece la idea de colaboración en espacios como showrooms multimarca, o de los hoteles que ofrecen la compra de los productos que el cliente disfruta durante su estancia. En definitiva, se crean nuevos formatos de retail que difícilmente se pueden catalogar como “tiendas”.

La pandemia ha acelerado también la oferta de soluciones de diseño de interiores a través de canales virtuales. El e-design, es un nuevo modelo de negocio que empieza a despuntar, en el que el valor ahora está en el servicio más que en el producto. Surge también la expectativa de hiper conveniencia, buscando soluciones “todo en uno” que aportan mayor comodidad al eliminar la necesidad de alternar entre aplicaciones. Todo esto ha generado una nueva forma de comprar producto, mucho más gamificada, con herramientas de realidad virtual, y permitiendo un alto grado de personalización. 

Esta idea de servicio se refleja también en la cuarta tendencia, las tiendas centradas en el servicio. La tienda física genera un ecosistema alrededor de la venta de producto, fusionándose con otros modelos y ofreciendo servicios y experiencias más allá de los tradicionales. La personalización es un elemento clave, así como el renting de muebles, que se ha convertido en una opción muy atractiva para los jóvenes. La tienda física funciona ahora como un motor de marketing, ya que el agotamiento de la pequeña pantalla ha provocado un deseo de volver al espacio donde ver los productos, para comprarlos luego online, ofreciendo un servicio omnicanal. La logística, con sistemas de entrega mejorados por AI, y el servicio postventa, poseen una importancia trascendental, por lo que las empresas se están poniendo en contacto con terceros que faciliten estas tareas, en una especie de “uberización” de este servicio.  

La última de las tendencias es una de las de mayor importancia, ya que las estrategias resale podrían llevar al mueble de segunda mano a convertirse en el próximo mercado con más crecimiento. El consumidor ya no solo se preocupa por el ahorro de dinero sinó que toma decisiones de compra sostenibles, y valora un producto “preloved” que es único y exclusivo. Las marcas consolidadas se actualizan, creando espacios de venta de segunda mano en sus tiendas físicas. Muchos diseñadores y fabricantes, comienzan ya a plantear muebles teniendo en cuenta las vidas que tendrán los productos, y ofreciendo programas de reacondicionamiento o recogida. 

Al finalizar la presentación de Pepa, se pasó a la mesa de debate, en la que contamos con tres de nuestras marcas asociadas: Francesc Julià, managing director de Kave Home, José Bertolín, CEO de Grupo Lober, y Roger Nierga, marketing manager de Pilma