Esta Web utiliza cookies de terceros de publicidad comportamental propiedad de Google, persistentes durante 2 años, para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Si lo desea puede cambiar su configuración en exclusión de Google Analytics.

¿En qué consiste la edificación passivhaus y qué beneficios permite obtener? En esta sesión conocimos el proceso de construcción de dos de los primeros edificios de nuestro país realizados según este estándar, de la mano de los arquitectos que lo hicieron posible.

Una “casa pasiva” o passivhaus, el término original alemán, es una edificio que cumple con el estándar de edificación internacional de alta eficiencia energética, el más exigente a nivel mundial, y que cuenta ya con más de 30 años de vida. 

En la sesión presencial que organizamos el pasado día 25 de diciembre en nuestro showroom docontract MAD, Emilio Sánchez y Bruno Gutiérrez, arquitectos de Emmepolis Novecento, nos presentaron dos edificios certificados passivhaus que realizaron hace ya unos 10 años. 

El primero fue una casa en El Plantío, la primera casa certificada como Passivhaus en Madrid. Mediante el uso del diseño bioclimático, se consiguió cumplir con los parámetros de demanda energética. Por ejemplo, se diseñaron grandes aperturas en la fachada sur, para aprovechar el sol en invierno y con cerramientos para protegerse de él en verano. El edificio en sí es compacto, con abundante vegetación. El patio es un elemento clave ya que aporta ventilación generando una corriente de aire que circula a través de las escaleras hasta la ventana superior, creando una conexión vertical que evita la acumulación de calor en verano. 

El aislamiento térmico en este tipo de proyectos es fundamental, instalado por toda la casa, incluso debajo de los cimientos o en la cubierta, se busca un aislamiento continuo para evitar puentes térmicos. El mismo principio se aplica también a las ventanas y cristales, todos ellos de altas prestaciones. Las juntas, forjados, vigas o ventanas, se sellan con yeso para favorecer la estanqueidad del edificio. Este aislamiento extremo podría no ser saludable, por eso una parte muy importante de un proyecto de este tipo es la instalación de ventilación mecánica con recuperación de calor, el corazón de los edificios pasivos. De esta manera se consigue una alta calidad del aire interior, una temperatura más homogénea que en una casa “normal” y confort acústico. 

El segundo proyecto que nos presentaron fue el edificio de oficinas para Grupo Antolín en Sollana, también uno de los pioneros en España, y construido al mismo tiempo que el edificio del Plantío. Un edificio que supuso un reto para el estudio, ya que se proyectó en solo dos meses, y se construyó en cinco. Estructurado en 3 plantas, la construcción estaba adosada a la nave de producción por lo que la orientación no se podía modificar, y esta era hacia el norte. La parte positiva era, que al estar las oficinas unidas a la otra edificación,se reducía la demanda de refrigeración. Para conseguir la ventilación natural cruzada se crearon dos patios, como estrategia bioclimática para lograr que el edificio tuviera poca necesidad de energía. 

Los cerramientos se sellaron con termoarcilla, un material que amortigua las oscilaciones térmicas entre el día y la noche. Para evitar la pérdida de energía a través de posibles puentes térmicos, se instaló aislamiento, y carpintería y cristales adecuados, para que al comprobar el nivel de hermetismo estuviera dentro de los valores definidos por el estándar. 

Oficinas y vestidores requerían de dos tipos diferentes de calidad de aire, por lo que mediante la ventilación mecánica, el aire de los despachos se conducía a los vestuarios y desde allí al exterior. Al mismo tiempo, el calor residual de los compresores del proceso industrial de la empresa, se utilizó para calefactar el edificio en invierno, optimizando al máximo los recursos.

Al finalizar su presentación, Andrés de Miguel de Duscholux, nos habló de cómo desde su empresa reducen el impacto del proceso industrial en el medio ambiente, cumpliendo entre otras cosas, la normativa europea, y poseyendo diferentes certificaciones. A continuación, Francisco Villena nos habló de la vocación sostenible de Tarimatec, con aspectos como sus productos 100% reciclables y compuestos en un 25% de fibras vegetales; y que plasman en su Declaración Ambiental de Producto verificada. Y por último, Pablo Martín de Zennio, nos habló de las mejores soluciones domóticas que se pueden aplicar dentro del estándar passivhaus, como por ejemplo controlar la climatización, ajustar la temperatura, o el control y automatización de los cerramientos motorizados. 

Después del coffee networking celebrado a continuación, se cerró la sesión con las preguntas del público.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER