Esta Web utiliza cookies de terceros de publicidad comportamental propiedad de Google, persistentes durante 2 años, para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Si lo desea puede cambiar su configuración en exclusión de Google Analytics.

A través de un case study centrado en el Hotel Villablanca Urban Hotel (situado en Casablanca, Marruecos) el interiorista Javier Martínez, de Carlos Martínez Interiors, ilustró como dotar a un espacio ya existente de una nueva identidad.

 

El pasado 29 de septiembre tuvo lugar en nuestro showroom WEcontractBCN una charla sobre diseño de identidad con el estudio Carlos Martínez Interiors. A través de un case study centrado en el Hotel Villablanca Urban Hotel (situado en Casablanca, Marruecos) el interiorista Javier Martínez ilustró como dotar a un espacio ya existente de una nueva identidad.

En primer lugar, Javier Martínez habló de la importancia del diseño conceptual para Carlos Martínez Interiors, y de cómo afrontaron la reconversión de un espacio con una identidad ya existente a través de una entrevista con el cliente. Esta entrevista les permitió saber hacia dónde dirigirse y dar forma al concepto deseado por la propiedad el hotel: un diseño inspirado tanto por Casablanca como por La Habana (Cuba). El interiorista subrayó la dificultad del encargo, ya que se trata de dos ciudades que, en principio, no parecían tener demasiado en común. Después de un estudio geográfico, en cambio, encontraron varias similitudes entre ambas capitales: se trata de dos ciudades enfocadas al mar, influidas tanto por el art decó como por la arquitectura neoclásica.

Mencionó también el interiorista la importancia de estudiar la cultura del país, ya que en Marruecos los hábitos de los grupos religiosos y laicos presentan importantes diferencias, especialmente a nivel social y de consumo. En este caso, el hotel Villablanca Urban es de corte europeísta y tanto el consumo como la muestra pública de tabaco y alcohol en el restaurante, por ejemplo, están permitidos.

Una vez claro el concepto, el equipo se desplazó al hotel en Casablanca, donde se encontraron con el obstáculo de reconvertir un lobby y un lounge dejados, tristes, planos y desaprovechados, con mala circulación tanto para los clientes como para los trabajadores del hotel. Para ello, abrieron los espacios tirando tabiques, recondujeron la circulación mediante la redistribución del mobiliario, añadieron vegetación para hacer más agradable el ambiente, y mediante el uso de materiales como telas naturales, ratán, maderas amolduradas, enea y cristales de catedral buscaron la confluencia de las culturas árabe, habanera y mediterránea.

Martínez explicó que el siguiente problema que encontraron fue el de las zonas de restauración: el lobby conecta con un restaurante de inspiración libanesa que adolecía de poco carácter, por lo que se tomó la decisión de redefinir su personalidad y convertirla en una brasería mediterránea, que hace concesiones a la estética árabe con ciertos pavimentos y detalles. También decidieron dar a la zona un marcado carácter industrial, con instalaciones y tuberías vistas y ventiladores empotrados decorativos, en combinación con aportaciones de la cultura española, como el hecho de añadir mesas altas a las zonas de restauración que representan el ‘salir de tapas’.

Para finalizar su intervención, Javier Martínez mostró varias imágenes del resultado del proyecto de interiorismo mientras resumía algunos de los puntos más importantes del mismo.

Por último, la showroom manager Mafalda Segués dio paso a unos minutos de coffee networking y posteriormente se realizó una ronda de preguntas entre los asistentes.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER