Esta Web utiliza cookies de terceros de publicidad comportamental propiedad de Google, persistentes durante 2 años, para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Si lo desea puede cambiar su configuración en exclusión de Google Analytics.

El concepto de lujo ha cambiado. El cliente actual, demanda productos y servicios conscientes y funcionales. Daniel Pérez de Egue y Seta nos habló del lujo que encontramos en dos tipos de proyecto muy diferentes, en los que la creatividad ha sabido sacar el máximo partido a los metros cuadrados.

El pasado 13 de enero tuvo lugar una sesión virtual junto a Daniel Pérez, uno de los fundadores y director creativo del estudio  Egue y Seta junto a Felipe Araujo. Desde su experiencia en el diseño de interiores, Daniel nos habló del lujo desde la perspectiva del espacio, a través de dos proyectos totalmente diferentes: un proyecto de 50m2 y una vivienda de más de 800m2.

El primer proyecto que nos presentó Daniel fue un piso pequeño, en el que el lujo es el milímetro, el aprovechamiento del espacio, y exige ser muy creativo para encontrar las mejores soluciones. Se trata de un ambiente abierto, en el que la entrada da paso directamente a la zona de cocina, comedor y salón. Aquí se ha logrado la continuidad visual creando a medida una gran librería en el salón, que continúa bajo el mismo diseño y se convierte en los armarios de la cocina. En la pared opuesta, la estantería esconde, y es a la vez, la puerta del dormitorio. Esta misma estantería hace de divisor y de cabecero de la cama. Al único baño de la casa se accede a través de la habitación, por un sistema de puertas de vidrio semi-transparentes, que hacen que el espacio sea más diáfano.

El segundo proyecto, una vivienda en Boadilla del Monte, es una reforma totalmente diferente, en la que el espacio no es un problema. La dimensión del proyecto hace que se esté rehabilitando la totalidad de la vivienda por etapas, pero lo importante, es pensar la casa como un todo, que cada zona sea interesante por sí misma y tenga una función. Daniel, hizo un repaso por todas las estancias de la casa, en la que predomina la sencillez y la funcionalidad. Por ejemplo, se han definido tres zonas diferentes para comer, cada una con un sentido. Por ejemplo el comedor, para usar en caso de tener invitados; la zona de la cocina para comidas más rápidas como puede ser el desayuno; y una zona anexa para las comidas de cada día al mediodía. A la vivienda hay que añadir también la zona exterior, de unos 200m2 con una zona de parrilla y piscina.

A continuación Pablo Bustos de Bustper, nos habló del uso de materiales naturales y artificiales en mobiliario contract. Andrés de Miguel de Duscholux nos presentó System 210, un sistema modular que da solución a diferentes necesidades espaciales. 

Para finalizar se pasó al debate con todos los participantes, en el que se trataron temas como la sostenibilidad, o cuales son las estrategias que llevan a cabo desde sus empresas para mejorar la calidad de vida de sus clientes.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER